En el Pais de la nube Blanca – Sarah Lark

 

 

Autora : Sarah Lark

Titulo original : In land der Weißen Wolke

2007 by Bastei Lübbe GmbH & Co KG, Köln

 

Traductora : Susa Andrés

Ediciones : BSA

 

Guión

En el país de la nube blanca es la novela que ha cautivado a más de dos  millones de lectores en todo el mundo, a través de un fenómeno de boca-oreja sin precedentes en la lengua española. Una epopeya facinante, recomendada por la crítica y los libreros, sobre dos familias cuyo destino está unido  para siempre, en el exótico marco de Nueva Zelanda.

Londres 1852 : dos chicas emprendren la travesía en barco hacia Nueva Zelanda. Para ellas significa el comienzo de una  nueva vida como futuras esposas de unos hombres a quienes no conocen. Gwyneira, de origen noble, está prometida al hijo de un magnate de la lana, mientras que Helen, institutriz de profesión, ha respondido a la solicitud de matrimonio de un granjero. Ambas deberán seguir su destino en una tierra comparada con el paraíiso . ¿Pero hallarán el amor y la felicidad en el extremo opuesto del mundo ?

 

Mi parecer 

Sarah Lark acertó al reunir todos los ingredientes para proponernos una saga adictiva en la que se mezclan aventuras, esperanza y pasión.

El primer libro de su trilogía lo protagonizan dos mujeres emprendedoras que no dudan en trasladar su vida a un país lejano y desconocido. Con fuerza y empeño logran sobreponerse a todos los obstáculos y luchan para construirse el futuro que anhelan. Muy pronto le tomamos mucho apego a las dos heroínas.

Sin embargo,  para mí la principal protagonista del relato es Nueva Zelanda. La autora nos encadila con una descripción  minuciosa de la belleza de aquel país y de todas la posibilidades de nueva vida que ofrecía en aquellos tiempos.

El marco y la pasión de este historia no son sin recordarme la película de la directora Jane Campion, « la lección de piano » cuyo guión también se desarrolla en Nueva Zelanda.

Muchas gracias señora Lark por esas horas de lectura a la vez apasionante y apaciguadora.

Ennete